El botox y las migrañas


Hola, aquí estoy casi en plena semana santa trabajando un poco en el blog.

Muchas veces os he comentado el por que paso tanto tiempo sin escribir, ya sabéis que escribiría mucho mas, pero el cuerpo no me lo permite, y cuando me lo permite, sabéis que procuro dejaros varias entradas para que nos os aburráis mucho.

Hoy quiero contaros mi experiencia con el botox, cuidado, no lo uso para las arrugas, no tengo, y pinchazos por que sí, como que no me van, últimamente le he cogido mucha manía a las agujas.

Como sabéis padezco de migrañas con aura desde hace ya como 15 años, de echo os comenté mis problemas con las migrañas en esta entrada Migrañas el asesino en serie silencioso, si queréis poneros al día quienes no llegarais a leerlo, solo tenéis que pinchar en ella.

El caso que después de mucho indagar, pasar horas y horas leyendo artículos sobre mis migrañas y después de discutir con los médicos de mi hospital de referencia aquí en Parla, los cuales no me daban absolutamente ninguna solución, y la única que me daban era ir a la unidad del dolor, atiborrarme a pastillas y estar todos los días en urgencias, me planté y dije que hasta aquí, que tenía que empezar de cero en un hospital que estuvieran especializados en este caso.

El hospital mas cercano y con una unidad especifica de cefaleas, era el Hospital de la paz, si, tuve que cambiar de un hospital en el que tardaba 5 minutos en llegar con el coche, a ir a un hospital el cual no sé cuánto me voy a tirar metida en la maldita M-30 de Madrid y sus queridos atascos.

Allí empecé por voluntad propia, eso y gracias a la libre elección, lo de que podamos elegir el hospital en el que queremos ser atendidos, es un gran logro por lo menos en mi caso, por que aquí en Parla, lo siento pero no, no me vuelven a ver la cara mas y menos estos neurólogos que no saben muchas veces ni por donde se andan.                                                       Indagué bastante y vi muchos artículos referentes al Doctor Manuel Lara Lara, una eminencia en cefaleas en Madrid, que tan solo pasa consulta en La paz dos días por semana.

La primera consulta, obviamente no fue con el, fue con una neuróloga que lo primero que hizo fue pedir una resonancia, milagro, una resonancia después de estar tantos años solo con algún TAC ocasional, ella misma, me derivó a la unidad de cefaleas después de leer mi extenso historial “migrañoso”.

Esto fue a finales de Septiembre, a principios de Diciembre por fin estaba conociendo al Doctor Manuel Lara Lara, un hombre que a simple vista parece muy seco, pero no lo es.       Estuvo viendo mi historial al completo, haciéndome preguntas varias, y de repente, me mandó en el momento una prueba de medicina nuclear para ver las venas de la frente y una ecografía del corazón para descartar que el corazón bombeara mucha sangre o por el contrario poca y que esa fuera la causa.

Vaya, 14 años en Parla con dos TAC y ninguna prueba de ese estilo… que perdida de tiempo la mía.

Descartado que el corazón estuviera mal y mis venas también, tocó analítica, analitica completa para ver si había problemas de histamínia o intolerancias varias, ea, otra vez todo perfecto, y ese día todo empezó a cambiar, después de dos medicamentos fallidos que no hicieron nada, por fin llegaron las inyecciones de botox.

Al principio, no noté nada, durante las 2 primeras semanas todo me parecía igual, excepto una cosa, algo que ni me había dando cuenta hasta que me despertó la música de una vecina, en ese momento me dí cuenta de que ya no me despertaba con dolores de cabeza todas las mañanas, que llevaba varios días sin esos dolores, y que si acaso venían era a lo largo del día y la frecuencia de dolor estaba bajando considerablemente, aún así, tuve bastantes crisis, pero empezaron a dejar de ser crisis diarias.

El tratamiento es cada tres meses, así que a los tres meses volví con mi “diario de migraña” a por otra dosis de botox, otras 6 inyecciones, repartidas entre la frente, tras las orejas y en la nuca.

Esta segunda dosis empezó a hacer mucho mas efecto, los dolores empezaron a esparcirse mucho mas, tanto que un día a la semana tenía un dolor fuerte, pero no lo llegaba a considerar crisis, y las crisis empezaron a ser 1 mensual, mi vida estaba empezando a cambiar en lo que a migrañas se refería por que la fibromialgia ya estaba llamando a mi puerta.

La tercera dosis, fue en Diciembre, un mes que suele ser una locura, no recuerdo año, en el que o bien en noche buena o noche vieja no terminara en urgencias con una gran crisis.       Pues Diciembre terminó sin una sola migraña, solo una leve resaca que se curó con un par de nolotil por pasarme un poco con el chardonnay en noche buena, pero vaya, que a la media hora, adiós resaca.                                                                                                                         Desde Diciembre hasta ahora, Marzo, solo he acudido una vez a urgencias por las migrañas, en cuanto a la medicación, antes una caja de enantyun me duraba tan solo una semana, y había semanas que ni eso, ahora una caja me dura un mes e incluso mes y medio, por que a pesar de que mis dolores de cabeza, ya no son tan fuertes, mi neurólogo me ha dicho que cuando lleve mas de una hora con dolor y sea un dolor moderado, no me haga la fuerte, por que puede terminar en crisis.

Mi calidad de vida en cuanto a mi cabecita loca, ha dando un gran giro, voy ilusionada cada tres meses a por mi dosis de botox, nunca pude pensar que fuera tan efectivo para mí, si es cierto que el efecto dura tres meses y que como dos semanas antes de que me toque, empiezo a tener mas dolores, pero es lo habitual.

Había olvidado lo que era levantarme sin dolor de cabeza y desayunar café con nolotil o enantyun, había olvidado como se escucha la música a todo volumen.

Vivir 24 horas del día con dolor de cabeza es muy difícil, quien lo padece sabe de lo que hablo, pero a pesar de la fibromialgia, es un alivio tener un dolor menos en el cuerpo y lo mejor de todo es que he vuelto a comer chocolate sin tener que ir a urgencias, llevaba como 4 años sin probar el chocolate, me daba pánico, y un buen día hice la prueba con una onza de chocolate, dos días después aumente a dos onzas, y así, hasta el punto de poder disfrutar de un donuts de chocolate como si fuera el primero.

Por mi parte, animo a todos los que sufren esta maldita enfermedad, que se pongan en manos de un neurólogo especializado como es el Doctor Manuel Lara Lara, a parte de ser un gran profesional en su campo, es una bellísima persona, todavía recuerdo el día que le escuché decir a su enfermera, prepara el botox, se me caían las lagrimas, había leído tanto del botox que estaba como loca por probarlo, y escuchar que por fin me tocaba, que iba a ver luz al final del túnel, era algo increíble, me cogió la mano y me dijo, venga, que lo mejor esta por llegar, y que razón, claro que lo mejor estaba por llegar, el trasnochar no me supone una migraña, saltarme comidas no me supone migrañas, comer chocolate, salir a la calle con frío, los cambios de tiempo, los fuertes ruidos, nada, ya no me producen esas migrañas diarias que tanto miedo me daban.

En serio, hay vida mas allá de las migrañas, mas allá de mil pastillas diarias, de los preventivos que no sirven para nada, de los días encerrados en una habitación a oscuras, de todas las visitas a urgencias con el goteo y el oxigeno, de verdad, hay vida, pero estamos mal informados, solo tenemos que buscar donde esta el medico que de verdad nos va a sacar del agujero, en mi caso, he tirado casi 14 años a la basura, pero a día de hoy, casi que, me han merecido la pena, por que si no hubiera sido tal mi desesperación y tal la incompetencia de algunos médicos, pues quizás ahora estaría en urgencias con una migraña espantosa y sin embargo, aquí estoy, feliz por que no se me nubla la vista, ni veo luces, hablad con vuestro médico de cabecera y que os informe de este gran avance que a mí, me ha cambiado la vida bastante.

Todo mi animo a las personas que padecen esta enfermedad y que a algunas incluso no les creen.

Anuncios

One thought on “El botox y las migrañas

  1. Es increíble lo terrible que puede ser las migrañas, tengo amigas que lo sufre y lo pasan tan mal, y recuerdo que me paso algo parecido cuando caí enferma y cualquier rayo de sol era una tortura para mi, me pase encerrada con las luces apagada y las ventanas cerradas y evitando cualquier tipo de ruido por que me estallaba la cabeza, cuando se lo comente a mis niñas me dijeron que algo así les pasaba, y pude comprender la situación que las ponía malas.
    Me alegra que poco a poco estés tomando un curso distinto y pudiendo disfrutar de detalles que te gustan . Mucha fuerza !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s